Leave a comment

Homeopatía en niños, mi experiencia

Los últimos meses he andado muy preocupada con el tema de las medicinas en los niños, tengo 2 hijos, el mayor (Sven) de 4 años y el menor (Noah) de 10 meses, los últimos meses el mayor se ha estado enfermando, nada especial, un poco de tos y unos cuantos mocos.  Pero cuando íbamos donde el pediatra siempre lo primero era darnos jarabes, cortisona, antihistaminicos, había veces antibióticos y hasta llegar al ventolin.

Solo una vez lo nebulizaron al mayor, pero me pareció un exceso haber llegado a ello… hasta que hace poco desarrolló una reacción fuerte a tanto medicamento, eso, junto a que el menor también se enfermó, lo nebulizaron y le recetaron de frente y sin asco cortisona nuevamente.

Definitivamente, todo pasa por algo y fue ahí, mientras me veía envuelta en ese espiral del cual parecía no salir nunca: resfrió/tos/cortisona/nebulización, cuando comencé a alarmarme y a “despertar”… ¿porqué cada vez que salgo de la clínica, salgo con un paqueton de medicinas en la mano?, parecería que saliera del supermercado de hacer compras… ¡esto no puede ser normal!. ¿porque cerca a mi casa hay por lo menos 4 farmacias diferentes y paran siempre llenas?, si cuando vivía en el extranjero había cerca a mi casa solo 1, la farmacia del barrio y no paraba necesariamente llena…

Así que un día, mientras hacía compras en el mercado orgánico de Miraflores, me encontré con el Dr. Perez Albela, médico conocido en Perú por batallar a favor de la medicina natural y un estilo de vida saludable y contándole un poquito lo que me estaba pasando, me recomendó a ojo cerrado un médico homeópata.  En Suiza, país donde viví y nació mi primer hijo, este tipo de terapia alternativa es bastante común, en mi caso, tuve contacto solo una vez cuando me lo dieron en la clínica para estimular las contracciones (las medicinas te las aplican como último recurso)… así que fui a ojo cerrado.

Pero ¿qué es exactamente la homeopatía?

La homeopatía es un sistema de medicina alternativa creado en 1796 por Samuel Hahnemann basado en su doctrina de «lo similar cura lo similar»: una sustancia que cause los síntomas de una enfermedad en personas sanas curará lo similar en personas enfermas. Los homeópatas afirman que Hipócrates pudo haber originado la homeopatía alrededor del año 400 a. C. cuando prescribió una pequeña dosis de raíz de mandrágora para tratar la manía, sabiendo que la produce en dosis mucho más grandes (que interesante,¿no?, con esto podemos ver que las enfermedades como bipolaridad o maníaco/depresivos existen de toda la vida). Los medicamentos para uso Homeopático se preparan a partir de productos de origen vegetal, animal o de productos químicos (minerales u orgánicos). Se parte de tinturas madres para los productos solubles en agua o alcohol, y de trituraciones para aquellos productos que no son solubles en agua ni en alcohol.

Hablando con el doctor

El doctor me explicaba que los niños todavía no terminan de madurar su sistema inmunológico y que es importante que se enfermen, que pasen fiebres (la cual es una reacción natural del metabolismo para curarse), que pasen resfrios, mocos y que al contrario, corriendo al doctor y darles medicamentos lo que hacíamos era no dejar que su sistema inmunologico desarrolle y sea fuerte y es justamente ahí cuando comenzamos a entrar en esta espiral sin fin de enfermedades.  Mientras me contaba, recordaba como en Suiza en pleno invierno veía a las mamis que sacaban a sus hijos a jugar y a éstos estar llenos de mocos, cuando les preguntaba si estaban enfermos me respondían, no, solo un poco de mocos, nada que no vaya a irse solo… podrán imaginarse mi reacción, yo acostumbrada a correr a la farmacia y comprarme cualquier pastilla sin receta médica.

Eso sin quitar obviamente que si un niño está realmente enfermo, no podemos ponerlo en peligro no queriendo suministrarle los medicamentos o dándole alguno sin previa receta. Está claro que hay que ser responsables, pero las invito a confiar en sus instintos y a no alarmarnos y correr ante el primer resfrió donde el doctor…

El médico homeópata maravilloso y al que quiero muchísimo, es el doctor Carlos Corbacho, pueden encontrarlo aquí.

  • Actualizado el 10/08/2016

Los últimos años, he ido aprendiendo más acerca de éste y otros temas, no he dejado de llevarlos a mis hijos al médico, pero muy pocas veces, solo cuando he sentido que ha sido realmente necesario. He apostado por una alimentación mas natural y orgánica, lo cual ha hecho que las defensas de mis hijos estén siempre altas y eso hace que no se enfermen casi nunca. He estado mas atenta a las alergias que algún alimento les pueda dar.  Un año después de este post, mi segundo hijo seguía desarrollando alergia, hasta que encontré que era alérgico a la avena, lo cual lo cuento aquí.

Soy consciente también de que las enfermedades las generamos nosotros mismos, nuestros pensamientos, así que trato de llevar mucha armonía en mi vida y conversar mucho con mis hijos, mientras son pequeños, adoptan la energía de la madre como suya, así que es importantísimo que estés tranquila y en armonía. Y cuando son mas grandes, conversar, orar juntos, enseñarles a agradecer, todo eso, va a hacer que sus pensamientos fluyan en la energía del amor, gran energía sanadora.

Las amo,

Jennifer

firma-namaste-1

Leave a comment